Universidad de Costa Rica

Portada del sitio > Actualidad > Reseña y fotos del evento del 27 septiembre 2017 sobre sexismo en la (...)

Reseña y fotos del evento del 27 septiembre 2017 sobre sexismo en la academia

Lunes 2 de octubre de 2017, por Zulay Meléndez Martínez


El pasado 27 de Septiembre, en el marco del Proyecto Debates feministas, organizado por el Centro de Investigaciones en los Estudios de la Mujer (CIEM), se realizó un conversatorio titulado “El sexismo en la academia: reflexiones críticas a partir de la experiencia”, en el que se contó con la presencia de M.Sc. Henriette Raventós Vorst, genetista y médica de la Escuela de Biología, la M.Sc. Gabriela Arguedas Ramírez, bioeticista de la Escuela de Filosofía, la M.Sc. Ana Lucía Fonseca Ramírez, filósofa. Premio Nacional Aquileo J. Echeverría y como moderadora Fabiola Bermúdez Jiménez, estudiante de sociología y activista en Derechos Humanos.

Durante este espacio, M.Sc. Ana Lucia Fonseca planteo el sexismo como una problemática estructural, que pocas veces es visible, pero siempre violento y hostil, cuyas principales víctimas son las mujeres, señalando que esta problemática se encuentra inmersa en los procesos pedagógicos que termina naturalizando conductas sexistas dentro de la academia, no solo en las relaciones estudiantes-profesores, sino también entre colegas, de manera que se reproduce y se mantiene un sistema de privilegios para los hombres mientras que para las mujeres un sistema –in-visible de opresiones.

Por otro lado identificó que existen una serie de castigos para las mujeres que intentan denunciar el sexismo en la academia ya que se atenta contra los privilegios dentro de este sistema, de manera que aquellas que son cómplices son premiadas, pero no significa que su vida sea mejor.

La M.Sc. Gabriela Arguedas, inició su participación compartiendo un video de la Escuela de Medicina de la Universidad de Costa Rica, una campaña contra el hostigamiento y acoso sexual, para señalar como los comentarios reflejados en ese video son una pequeña parte de la problemática de sexismo que se manifiesta en la academia.

Además, menciona que esta problemática genera problemas epistemológicos porque se enseña a pensar de forma tanto sexista como racista, que tiene implicaciones directas en la vida de las personas, y se ve manifestada en la forma de pensar y producir desde la academia. De manera que, estos espacios contribuyen a la enseñanza tanto implícita como explicita sobre el lugar que ocupan los hombres a los cuales se les enseña a dominar y el que ocupan las mujeres a las que se les enseña a ser sumisas, subalternas y a otras a comportarse como cómplices de la violencia sexista en la academia, es decir, a estas últimas se les enseñó y aprendieron a despreciarse.

Estas pautas promovidas por la universidad, señala Arguedas, genera espacios “machiplacientes” que intentan ubicar a las mujeres en una posición de sumisión y/o pretenden devolverlas a los espacios privados-domésticos. Por lo que molesta cuando una mujer en la academia es crítica e inteligente.

Por último, Henriette Raventós, indicó que en el área científica ser mujer es difícil, puesto que este espacio se encuentra masculinizado y las capacidades de las mujeres están siendo cuestionadas constantemente. Además, a pesar de existir mujeres buenas en el ámbito científico, las premiaciones y reconocimiento mayoritariamente son dirigidas a los hombres. Por lo que una comunidad científica heterosexual, sexista, cisgénero y racista, termina expulsando a todo lo que no se parezca a esta de lo público y visible.

Como cierre de esta actividad, se denota que el patriarcado expresado en la academia produce en las mujeres sensaciones de duda constante sobre sus capacidades, exclusión de los espacios de discusión y de los puestos de poder. Aunado a esto, las intervenciones de las personas asistentes demostraron que existe una gran preocupación por la falta de espacios que permitan informar y hablar de las formas en que el sexismo opera, los procesos de denuncia para el hostigamiento y acoso sexual. Por ese motivo, sigue siendo necesario el abordaje y espacios de discusión sobre el sexismo en la academia, que devele el sistema de opresiones no solo de género sino también sus articulaciones con la raza, clase y sexualidad.

Portafolio

1987-2017, del PRIEG al CIEM: treinta años de investigación, acción y reflexión feministas