Universidad de Costa Rica

Portada del sitio > Actualidad > Los resultados de las elecciones: algunas ideas sobre la primera (...)

Los resultados de las elecciones: algunas ideas sobre la primera ronda

Miércoles 7 de febrero de 2018, por Montserrat Sagot Rodríguez


Cada uno de los elementos que voy a presentar, requeriría un análisis en sí mismo, pero por ahora solo los voy a enunciar brevemente.

1. La exclusión social y el voto evangélico:
El partido Restauración Nacional ganó las provincias costeras y en muchos de los cantones más empobrecidos y excluidos. Es evidente que en los lugares históricamente abandonados, las iglesias evangélicas empiezan a ocupar el lugar dejado de lado por el Estado y otros actores, y se convierten en un elemento muy importante de apoyo material, emocional y de construcción de sentidos para miles de personas. Por eso, el apoyo tan importante para Fabricio Alvarado en esas zonas.

2. La oleada conservadora internacional y el conservadurismo tico:
Existe una tendencia internacional, patrocinada tanto por los evangélicos como por los grupos más conservadores de la Iglesia Católica, que tiene como objetivo ganar poder político y presencia en la definición de las políticas públicas. A esos grupos los hemos visto en acción en Colombia, en Brasil, en Paraguay y en otros países, interviniendo en la política, defenestrando presidentas, incidiendo en los resultados de consultas populares, etc.,etc. En el caso de Costa Rica, este discurso calza perfectamente con un sustrato conservador, patriarcal y autoritario que siempre ha existido en algunos sectores de la población, pero que no siempre asoma la cara de forma directa. En esta ocasión, el resultado de la consulta a la CIDH sobre matrimonio de personas del mismo sexo, logró dejar al descubierto ese sustrato conservador sin ningún maquillaje y aglutinar a estos sectores alrededor del Partido Restauración Nacional. Es evidente que la respuesta a esa consulta por parte de la CIDH no puedo haber caído en peor momento.

3. Los partidos tradicionales y los evangélicos:
El Partido Liberación Nacional tiene una buena cuota de responsabilidad en el ascenso de los evangélicos en la política. En el gobierno de Laura Chinchilla ya le habían dado a Justo Orozco la presidencia de la Comisión de Derechos Humanos y la presidencia del parlamento a otro evangélico, por cierto, un exconvicto. En esta ocasión, la fracción del PLN y Alvarez Desanti hicieron lo mismo y le llamaron a los evangélicos los “aliados naturales” del PLN. Además, el PLN se sumó al discurso conservador, como ya lo había hecho Laura Chinchilla, y con eso lo que hizo fue sumarle votos a Fabricio Alvarado. Lo que no entendieron y así lo reconoció Desanti ayer, es que el espacio de los valores y la defensa de la familia tradicional ya estaba ocupado y tenía a su propio candidato. En resumen, Fabricio les robó el mandado.

4. Los poderes económicos y Fabricio Alvarado:
Mi lectura por ahora es que los poderes económicos y de facto de este país no consideran que Fabricio representa un peligro. Si se presta atención a la campaña, se verá que hubo muchos ataques contra el PAC e incluso contra Juan Diego Castro, pero a Fabricio lo trataron con guantes de seda. El tipo prácticamente no tiene propuestas ni equipo económico, pero eso no les importa. Pienso que están planeando dejar que Fabricio se encargue de los temas “valóricos”, que para ellos son peccata minuta (aunque estén implicados los derechos de muchas personas), siempre y cuando ellos pongan el equipo económico y controlen la política fiscal.

En resumen, las perspectivas para la segunda ronda están muy complicadas. Si el PAC no modifica el discurso, negocia y trata de construir alianzas que hasta podrían parecer inverosímiles, la cosa se pondrá tenebrosa. Igualmente, si el sector progresista empieza a ponerse en plan purista y querer una política de máximos en esta coyuntura, nos arriesgamos entonces a que nuestros peores temores se hagan realidad.

2018: investigación feminista para una sociedad inclusiva, diversa y justa