Universidad de Costa Rica

Portada del sitio > Actualidad > Lesbianas a la vista: palabras de bienvenida a la conferencia del 31 de (...)

Lesbianas a la vista: palabras de bienvenida a la conferencia del 31 de mayo 2017

Domingo 11 de junio de 2017, por Montserrat Sagot Rodríguez


¡Muy buenas tardes!

En primer lugar, agradezco a todas y todos ustedes por su presencia. Asimismo, quiero agradecer especialmente a las expositoras que hayan aceptado la invitación que les hiciéramos para presentar sus experiencias y debatir en este Foro. Esta actividad forma parte del proyecto “Debates sobre Feminismos” que desarrollamos desde el CIEM bajo la coordinación de la profesora Isabel Gamboa Barboza.

Celebro que se realice esta actividad, a la que hemos llamado “Lesbianas a la Vista,” en un momento en el que la categoría “lesbiana” parece perder vigencia. Después de que las lesbianas fueron un grupo fundamental para el feminismo y para su desarrollo como teoría y como movimiento social, la categoría “lesbiana” parece ser de anticuario para muchas personas de las nuevas generaciones de disidentes sexuales que ahora tienden a identificarse más con la categoría “queer/cuir” y con la fluidez de la orientación sexual y la identidad de género.

Lo anterior ha llevado a una invisibilidad de las lesbianas y la “L”, en el cada vez más extenso acrónimo de LGBTTIQ (dice mi hermana menor que ya solo falta incluir un emoticón), parece desvanecerse o empequeñecerse. Si bien en el pasado muchas mujeres se identificaban con la llamada “feminidad masculina” y se autodefinían como “lesbianas butch” o “tractores” o “marimachas”, esa identidad está prácticamente desaparecida en las nuevas generaciones que ahora tienden más a identificarse con lo “queer/cuir” o lo “trans”.

En ese sentido, las discusiones recientes sobre las identidades fluidas parecen entrar en disputa con los esfuerzos por preservar los espacios, muchos en vías de extinción, de la cultura lésbica, tales como los bares solo para mujeres, los encuentros lésbicos, los festivales de música, las librerías, etc. Muchos de esos espacios ahora son más bien criticados ya que se les asocia con prácticas separatistas.

Sin embargo, este es un pasado y una cultura que no pueden y no deben ser negadas debido sus indiscutibles aportes al movimiento feminista y a la visibilidad actual de los movimientos que reivindican la diversidad sexual. Por eso, hoy estamos aquí también para agradecer y reconocer los aportes de todas las tortilleras, marimachas, tractores, camioneras, cochonas, que con su presencia, su corporalidad trasgresora, sus luchas, su pensamiento y la creación de sus espacios lésbicos ayudaron y siguen ayudando a que en el siglo XXI pueda existir un movimiento que reclama derechos y reconocimiento para quiénes no se ajustan a la heteronormatividad o al binarismo de género.

Muchas gracias y les dejo con nuestras expositoras.

Portafolio

1987-2017, del PRIEG al CIEM: treinta años de investigación, acción y reflexión feministas